Sixtieth Kilometer

Te encuentras en un tren con destino a tu trabajo. Una neblina rosácea se instala en el paisaje y el tren decide parar en el kilómetro sesenta. Miras al cielo bañado en rosa. Crees que es uno de esos juegos de colores que se dan de tanto en cuanto. Un pasajero baja para comprobar qué ocurre y descubres con pavor que fallece entre terrible sufrimiento provocado por un aire irrespirable. Tu vagón cierra rápidamente las ventanas y el mundo que habías conocido ha cambiado para no regresar.
LEER MÁS > > > >